Attribute Type Value
text string 'Comunicación'
url string '/content/view/full/246'
url_alias string 'Comunicacion'
node_id string 246

LA ÉTICA DEL MONTERO

LA ÉTICA DEL MONTERO

I SEMINARIO DE LA MONTERÍA EN ESPAÑA

Lo primero de todo quisiera dar las gracias a Intercaza, Diputación de Córdoba, Mutuasport y Federación Andaluza de Caza, pero me gustaría que más allá de un agradecimiento protocolario, sea sincero y afectuoso, ya que día a día defienden y difunden la buena caza, y yo como cazador les estoy agradecido.

 

Me llamo Paco León y desde hace 13 años soy el conductor del programa “De Montería”, de Canal Caza y Pesca, en Movistar+. Desde el inicio, el programa surgió con la idea de recorrer toda nuestra geografía con el propósito de enseñar por dentro la Montería Española, mostrando todo tipo de monterías: desde las más tradicionales (como las que celebráis aquí en Córdoba, que son todo un lujo), hasta las pequeñas batidas del Norte; con rehalas o con perros de rastro, en abierto o cerrado, sociales o comerciales, en fincas públicas o privadas, etc. He tenido la suerte de ver las diferentes maneras de organizar una montería, su jerga, la visión de los rehaleros, monteros, propietarios, orgánicos, postores, etc…

 

Esta temporada, si todo va bien, emitiremos el programa número 100, lo que supondrá más de 200 monterías grabadas por todas partes de España. Esta experiencia ha hecho que haya tenido ocasión de asistir a diferentes tipo de monterías que de otra manera nunca habría asistido, en lugares que de otra manera no habría tenido la oportunidad de visitar o siquiera saber que existían.

 

En estas monterías, para desgracia mía, en lugar de llevar mi rifle (me engañaron y me lo cambiaron por una cámara pese a no ser profesional), voy al puesto a grabar y acompaño cada jornada a un montero distinto.  Muchas veces he estado con monteros y aficionados de quitarse el sombrero, y por desgracia otras que daban ganas de liarse a gorrazos con ellos…

 

Pero desde luego todo esto me ha servido para poner en valor la importancia de la Montería, y ser testigo de su estado de salud actual. Sin duda es la modalidad reina de la caza mayor en España, por ser la más practicada y por ser única en el Mundo.

 

Tenemos que valorar a la montería por Historia, por tradición, por cultura, por su contribución a la conservación del medio ambiente, por su aporte a las economías locales… Aún más desde popularización de la montería a partir de los años 80, abandonando muchos cazadores la menor por escasez y pasándose a la mayor por bonanza.

 

Asistir a todas estas monterías y estar con tan diferentes monteros me hace llegar a la conclusión de que en la montería, por mucho que sea una actividad regulada, legislada y sujeta a normativas, es FUNDAMENTAL la participación inexcusable del montero para poder llevar a cabo su actividad de manera ética.

 

Aunque haya un examen administrativo del cazador, a la hora de la verdad no es suficiente. El cazador se examina en el campo cada día. La caza bien hecha es una asignatura muy difícil, ajena a una rigidez académica  o a la inflexibilidad de un libro de texto. El cazador, por veterano que sea tiene un aprendizaje continuo. Cuánto más vamos al campo, más claro tenemos ciertas cosas, pero menos sabemos de caza.

 

Además la montería es la más social de nuestras modalidades, por tanto exige que el montero tenga un comportamiento impecable, da igual el tipo de montería, social o comercial, norte o sur. Si hablamos de ética, hablamos de respeto a los demás, por tanto cada montero que se precie debe subir al puesto con la ética en el morral, ya que de no ser así no respetará a los perros, rehaleros ni al resto de monteros, y no podremos desarrollar nuestra actividad.

 

El montero tiene que pasar por una época de morralero en que aprenda y se empape de experiencias, llegando su graduación el día que se haga novio. El montero desde el momento que obtiene su título, tiene que ser consciente de todo lo que eso implica y representa. El montero ha de ser un caballero que represente a la montería, cace dónde cace y cómo cace.

 

Mi titulo de montero dice: “Lo use en las sierras con honra y nobleza”. Y aún siendo un chaval me di cuenta de la responsabilidad que conllevaba, y que esto iba muy en serio.

 

Hay ciertas bases que pueden sonar manidas, tópicas y de Perogrullo, que sin embargo han de ser un manta que debemos repetir, asimilar e interiorizar:

 

  1. Lo primero y más importante: Respeto total y absoluto a la rehala y rehaleros en todo momento. Son el alma y la base de la montería y en torno a lo que gira todo. No precipitarse, escuchar, interpretar y no ponerles nunca en peligro. Por supuesto no moverse del puesto hasta que acaben de trabajar.
  2. A montear vamos por la experiencia y la vivencia, por las sensaciones únicas que nos transmite, y debemos quedarnos con ello. Tener la oportunidad de montear es lo más importante, por encima de tener la suerte de disparar o de incluso abatir una res. Por supuesto la foto tiene que ser algo secundario, así como los resultados. Lo importante es la experiencia de montear, no el resultado ni mucho menos el trofeo.
  3. Atender dónde va a realizarse la montería, venerar los cazaderos. Darle valor a la zona, intentar conocerla y empaparnos de montes y sierras.
  4. Fundamental respetar y valorar importancia del guarda y de la gente del lugar. Algo que se está perdiendo. Conocerle, hablar con él, preguntarle sobre la mancha, la zona, lo que vamos a cazar. No llegar rápido y con prisas. En estos tiempos todo va más deprisa: Madrugas, te haces 600km, sorteas, cazas y te vuelves.
  5. Respetar rigurosamente todas las recomendaciones del capitán de la montería, y siempre respetar su palabra. Da igual que sea una montería comercial, si se ha de reclamar algo se hará finalizada la montería.
  6. Señalizarse en el puesto, dar prioridad a las medidas y recomendaciones de seguridad. No moverse del puesto, ni mejorarse. Por supuesto no doblar simultaneando la acción cinegética, ni mucho menos desdoblarse. Esta práctica es una lacra, muy peligrosa. Debemos ser autocríticos para evitarlo
  7. Nunca disparar sin saber a qué se dispara, ni disparar a los visos, contra el monte o de matute en los cortaderos.
  8. Respetar a los compañeros, sean o no amigos son monteros como nosotros, no ponerles en peligro, no cortarles las carreras, ayudarles y colaborar en el monte. Si es un montero veterano ayudarle a pistear, a llevarle el morral o el rifle, etc.
  9. Dar una imagen responsable y cuidada de la caza. Es responsabilidad del montero la imagen externa. Cuidar muchísimo las fotos y los tableaus. Cada montero ha de ser responsable cuando comparte fotos en redes sociales.

10.No perder la perspectiva de que al monte se va a disfrutar, evitar tensiones y mosqueos, juzgar las cosas con objetividad y calma. Evitar la figura del montero ansioso.

11.Por mucho que haya garantías, tener en cuenta que hay muchos factores (viento, querencias, vicisitudes de la cacería), que pueden hacer que nuestro puesto no cumpla.

12.Transmitir los valores de los monteros. Enseñar paso a paso a los más jóvenes. El ejemplo que les demos marcará su comportamiento como futuro montero.

 

Estas recomendaciones están recogidas en el Manifiesto de la Montería, firmado en octubre de 1994, con lo que ahora se cumplen 25 años.

 

El Manifiesto fue acordado por: La Delegación Española del Consejo Internacional de la Caza (CIC), la Federación Española de Caza, la Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza y por el Club de Monteros (por aquél entonces aún sin el tratamiento de Real).

 

Como curiosidad os diré que después de acordarlo, quien lo redactó y puso el manifiesto negro sobre blanco fue mi padre, Paco León Jiménez. No hace falta que diga lo orgulloso que me siento por ello.

 

Introducción: “Conscientes del riesgo de devaluación de los principios tradicionales que dieron secularmente a la montería su singularidad y carácter, acuerdan la divulgación de este manifiesto con el propósito de defender y mantener la esencia de una actividad fundamental para nuestra caza mayor”

 

En la declaración final del Manifiesto las instituciones que lo avalan acuerdan:

 

“PROMOVER la divulgación de estas Recomendaciones por todos los medios a su alcance, para que lleguen a conocimiento general del mundo de la montería.

SOLICITAR a todos los monteros de cualquier condición y experiencia la adopción de estas Recomendaciones como guía básica de su actividad.

MANTENER la vigencia de estas Recomendaciones procurando que las mismas sean recogida en la norma y espíritu de las reglamentaciones administrativas.

FOMENTAR la observancia de estas recomendaciones mediante la creación de un Premio anual que distinga de forma puntual las más destacadas actuaciones presididas por la finalidad de este Manifiesto, para lo que será recabado el patrocinio y apoyo de las entidades oportunas”.

 

Considero que el Manifiesto es y debe ser la Carta Magna de la Montería Española. Debería darse un ejemplar en cada sorteo, debemos leerlo, releerlo, aprenderlo y transmitirlo. Cada joven montero debería memorizarlo.

 

Enhorabuena por en nombramiento de la Montería como Bien de Interés Cultural en Andalucía. Pero no deberíamos quedarnos aquí, hay que plantarse a las puertas de la UNESCO con rehalas y caracolas,  y seguir trabajando para que la Montería sea declarada Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad. Debemos estar orgullosos de ser monteros.

 

 PACO LEÓN

Enviar comentario

proteccion datos 2018

Si necesita más información sobre nuestra política de privacidad, consulte el siguiente enlace: Política de privacidad